abril 24, 2024

El pendón de la conquista – pag. 136

«Hay motivos muy fundados para creer que si no es precisamente la bandera real del ejército de Jaime I, puede ser el mismo estandarte que tremoló en la torre del Temple por orden de aquel monarca, aunque respetables críticos lo contradigan»(89)

Esta cita de Martínez Aloy sirve de ejemplo de la ambigüedad generada por las dudas en un historiador competente. Hay, o había, un opúsculo de Vives Azpíroz, publicado en el año 1882, titulado «Folleto para justificar que la bandera que pusieron los moros, para señal, en la torre de Alí Rufa (sic) no es la real bandera del ejército conquistador»(90). Este estudio ha sido imposible localizarlo, pues ni el Archivo Municipal de Valencia, ni la Biblioteca de la Universidad, ni siquiera en la de D. Nicolau Primitiu, conservan ningún ejemplar. No deja de ser extraña esta escasez de ejemplares que nos deja sin saber los motivos que tenía Vives Azpíroz para negar la realeza al pendón.

Otro escritor, en el siglo XIX, que trató de esclarecer falsas creencias en escudos y banderas, Cesáreo Fernández Duro, en su libro «Tradiciones infundadas» solamente se refiere a esta reliquia con los términos siguientes:

«…en las cuales las armas estarían tan groseramente chafarrinadas como las del pendón de D. Jaime el Conquistador, conservado por prenda veneranda en el Ayuntamiento de Valencia»{91)

El comentario, escrito en 1888, es harto elocuente y no precisa aclaración. Otros, más recientes, basándose en la fe en ciertos cronistas tardíos, más que en fuentes históricas serias, repiten siempre lo mismo:

«Asegura la tradición, sin que al parecer nada la contradiga, que la susodicha bandera fue depositada poco después en el histórico templo de S. Vicente Mártir, donde -colgante de la bóveda-. permaneció, acaso con algún paréntesis, hasta el siglo XIX, en que pasó a la Casa de la Ciudad»(92)

Hasta aquí el breve comentario de Almela y Vives sobre et pendón que, como puntualiza, está basado en la «tradición». Los escritores actuales apenas aportan ningún dato nuevo y sí algunas contradicciones: Joan Fuster sugiere que la inscripción «AÑO 1238» fue añadida por «algún funcionario castellanizante y poco discreto en 1638»(93); Josep l’Escrivá mantiene que fue «una mano indiscreta» la que pintó «muchos años después» la inscripción, pero no en el 1638, sino en 1838 (94). Ni Fuster ni Escrivá citan sus fuentes históricas, por la sencilla razón de que carecen de ellas para estas afirmaciones. Incluso un historiador serio como Sevillano Colom, cae en la misma imprecisión y ausencia de referencias al tratar sobre el pendón (95), no añadiendo nada nuevo.

Fue un cronista de mediados del siglo XVII, Marco Antonio Orti, en su «Siglo Quarto de la Conquista», quien proporcionó la casi totalidad de los datos que posteriormente, desde Teixidor a Molina Pont, han interpretado como cada cual ha creído más conveniente. Según el cronista Orti:

«Después, la Ciudad y su Consejo… deliberaron, que todos los años el dia de San Dionisio se hiziese una procesión como esta en la Iglesia de San Jorge, llevando en ella el estandarte del Rey D. Jayme. parecido al que poco después de la Conquista dexó colgado en la bóveda de la Iglesia de San Vicente Mártir donde aún hoy permanece y consta que es el mismo. Porque el Doctor Pedro Antonio Beuter, predicando en la Santa Iglesia de Valencia quando se celebraban las fiestas del Siglo tercero, en el año 1538, hablando en (sic) este estandarte, dixo, que entonces havia trescientos años que estaba colgado en la bóveda de la Iglesia de San Vicente Mártir. Y a los últimos de agosto del año 1638, Dionisio Dassio Racional de Valencia le mandó descolgar, y averiguó por su antigüedad y hechura, que era el mismo, de quien el Doctor Beuter havia tratado en su sermón»(96)


(89) Martinez Aloy: Geografía del Reino de Valencia, p.550
(90) La obra de Vives Azpíroz es citada en la Geografía del R. de Valencia de Martinez Aloy. p.550
(91) Fernandez Duro, C.: op. cit., p.89
(92) Almela y Vives, F.: El escudo de Valencia. Valencia, 1956, p.9
(93) Fuster, Joan: El blau en la senyera. Valencia, 1977, p.16
(94) Escrivá, j.: Las banderas del P.V., Valencia, 1978. p.6
(95) Sevillano Colom, F.: El Centenar de la Ploma. Barcelona, 1966. p.54
(96) Orti, Marco A.: Siglo Quarto de la Conquista de Valencia. Valencia. 1640, f. 2 r.


-136-

Pag. 135  ÍNDEX   Pag. 137